Diciembre…

No suelo pensar en cada mes en particular y lo que acontece en ellos, sin embargo, con el mes de diciembre siempre ha habido una conexión especial. Temporada de fiestas, de familia, de aromas, colores y sabores, y entre todo ello una sensación de felicidad que me enriquece para el resto del año. Sí, todo eso pasa en y dentro de mí durante la época decembrina.

No es sólo el verde y rojo que evocan a Santa Claus (San Nicolás, Papá Noel), es el dorado y el plateado, el olor a pino, las hallacas y el pan de jamón, pensar cómo se adornará este año el arbolito y cómo hacer el nacimiento para que se sienta vivo entre cada uno de nosotros. Las luces no pueden faltar porque son las que iluminan ese camino tradicional que nos une, que nos da empatía y la seguridad de sabernos juntos. Aún en la distancia.

De un tiempo para acá empecé a poner el arbolito en noviembre, pero es en Diciembre cuando lo siento parte de ese todo que nos envuelve en gaitas y villancicos.

Hay todavía muchas más cosas, muchos más colores. Mucha gente que quiero abrazar en estas fechas. Hoy estoy muy lejos de algunas y más cerca de otras. ¡Qué extraño el destino que nos mueve como fichas a su antojo!

Abraza con fuerza a quienes tengas cerca y envuelve con ese cariño a quienes tienes lejos.

¡Feliz Diciembre! Hoy los abrazo.

Mireya

Advertisement

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s