Sorpresas…

Hoy aprendí que la vida está llena de sorpresas, pero no precisamente aquellas que yo espero, sino otras muy distintas.

Finalmente comprendí que si quiero algo debo decirlo o en todo caso, buscarlo yo misma porque no es nada fácil que la gente a mi alrededor haga lo que quiero si no saben qué es. Entonces acepté que la espontaneidad de las personas está al margen de sus pensamientos y no de los míos.

Qué pensamiento tan egocéntrico el que tenía al asumir que los demás debían pensar como yo y qué frustrante cuando no sucedía el resultado que yo, y sólo yo, esperaba.

Así, si quieres que alguien haga algo que esperas, pídelo, y ya quedará de parte de ellos si lo hacen o no, pero tú no permaneces con esa especie de frustración por pretender que otros hagan lo que tú esperas, es algo que tiene que ver directamente con el tema de las expectativas pero a un nivel más personal, ¿quizá?

Lo interesante de andar por la vida sin colocarle esa carga a las demás personas es que también te liberas tú de ese peso. Y cuando te sorprendan de la manera que sea, será en función de sus pensamientos, que buenos o malos te harán espabilar los ojos para alegrarte o para enfadarte, porque cuando hablamos de sorpresas las puede haber de mil formas y colores.

Feliz y lindo día para ti.

Mireya

Advertisement

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s